miércoles, 13 de diciembre de 2017

Empresas y Ministerio firman Acuerdo de Producción Limpia "Cero Residuos"

Un grupo de catorce empresas firmó junto al Ministerio del Medioambiente un Acuerdo de Producción Limpia de Cero Residuos al Relleno Sanitario. Este compromiso busca reducir la disposición final de los desechos al mínimo, a través del trabajo en conjunto, también ayudará directamente a la implementación de la nueva Ley de Responsabilidad Extendida del Productor y Fomento al Reciclaje.

Las catorce empresas, agrupadas por Acción Empresa, corresponden a Unilever Chile, CCU, Concha y Toro, Falabella, Sodimac, Grupo CAP, Walmart, Nestlé S.A., Codelpa, Tottus, Laboratorios Bagó, Sodexo Chile, Watt´s y Grupo Disal.

El estado del compromiso será informado en tres etapas; primero en el momento de la firma del APL Cero Residuo, programado para el primer semestre del 2018; luego al cumplimento del primer año del APL y finalmente al cierre del mismo.

Esta actividad se llevó a cabo en el Centro Cultural Palacio La Moneda y contó con la presencia del ministro del Medioambiente, Marcelo Mena, "Este es el inicio que nos permitirá crear sellos que certifican la sustentabilidad de las empresas y productos, lo que permitirá a los ciudadanos un consumo informado que protege el medioambiente", explicó la autoridad.

Por su parte, María Elena Sanz, directora de Acción Empresas, señaló que "este acuerdo es una contribución significativa que promueve la colaboración pública privada. No puedo más que reconocer el aporte de estas 14 empresas y en nombre de todos ellos, quiero que celebremos este compromiso que estamos haciendo, que sin duda es un paso muy importante en materia de sustentabilidad con una mirada de largo plazo, donde las empresas como actores sociales nos vamos a hacer cargo de nuestras acciones centrales en el país".

Pesquisa cuestiona manejo de 14 millones de euros en programa "Cuenca Poopó"

Un grupo de investigadores cuestiona el gasto de los recursos utilizados del Programa "Cuenca Poopó". Argumentan malas decisiones sobre la ejecución de proyectos en municipios que no tenían priorización por contaminación ambiental.

El Centro de Ecología y Pueblos Andinos (CEPA), propuso realizar una investigación por las constantes denuncias recibidas desde la Coordinadora en Defensa del Río Desaguadero y Lagos Uru Uru y Poopó, (Coridup). El estudio se realizó en coordinación con el Colectivo Ecológico Wasi Pacha y el Comité Académico Técnico de Asesoramiento en Problemas Ambientales (Catapa) de Bélgica durante 6 meses.

"Básicamente ha sido una motivación principalmente de los seis municipios afectados por la contaminación ambiental. La demanda lo encabezó la Coridub viendo que el programa Cuenca Poopó no estaba dando respuestas concretas a los problemas de estos sectores, hemos tomado contacto con Catapa quienes se han encargado de hacer la investigación en Bruselas.-.Bélgica, que es donde se encuentra la sede de la Unión Europea (UE), financiador del programa", mencionó el coordinador general del CEPA, Limbeth Sánchez.

Según la investigación que realizaron estas instancias, los municipios priorizados fueron: Antequera, El Choro, Huanuni, Machacamarca, Pazña y Poopó, por ser los más afectados por la contaminación, sin embargo, se habría invertido en municipios no priorizados como Caracollo, Challapata, Oruro, Toledo y Soracachi.

"Se han ejecutado 186 proyectos y en 2015 la Coridub nos llamó para que investigáramos y no se terminara el programa Cuenca Poopó, y es verdad no recibieron casi nada. Ahí vimos que hubo esas coyunturas políticas que aprovecharon las autoridades, porque este programa ya se negociaba el 2008 entre el estado boliviano y la UE, sin embargo el 2009 las comunidades marchan a La Paz, les prometen que van a arreglar la contaminación minera y les van a compensar con 14 millones de euros del programa", afirmó el investigador de Catapa y CEPA, Alberto Vásquez.

"Después se trabajó el Decreto Supremo 0335 (Emergencia en la zona sub Cuenca Poopó). Les dicen que el programa viene a través de este decreto a solucionar todo pero no era cierto. Se hace una declaratoria porque no les han priorizado y si leemos el decreto dice de los municipios y gobernaciones y no de un financiamiento de exterior, pero aprovechan el cierre el 2015, justo cuando se seca el Lago Poopó, aprovechan y culpan al programa de la Cuenca", afirmó el investigador.

"Nos preocupa mucho porque vinieron como una solución a los municipios de la Cuenca Poopó, pero no hemos visto nada, esta investigación tiene razón, los municipios afectados no han recibido nada, se debería priorizar varios temas entre ellos el dique de colas de Huanuni, siempre nos dicen que hay programas nacionales pero estamos viendo que a los afectados no ha llegado estos recursos", añadió.

Los investigadores también mencionaron la posibilidad de 20 millones de euros para la gestión 2018, sin embargo no serían manejados por un programa sino en apoyo a los programas ejecutados por el Gobierno Central para todo el país.

EX DIRECTOR DEL PROGRAMA

A través de un contacto telefónico, LA PATRIA habló con el ex director del Programa de Gestión Sostenible de los Recursos Naturales de la Cuenca del Lago Poopó, Eduardo Ortiz, quien aseguró que los municipios no pidieron los proyectos adecuados.

"La Coridub ha hecho un seguimiento permanente a la intersección del programa, prácticamente se constituyó en el brazo social. Ahora hemos atendido varios proyectos a todos los municipios que han solicitado", aseguró Ortiz. Nosotros no podemos imponer nada porque confiamos en ellos. Consideramos que la intervención del programa era piloto y luego de la sequía del lago Poopó buscaron un culpable, pero la limitante de los recursos también afectó, si no fuera por ese tema se habría garantizado una segunda parte", añadió Ortiz.

ANTECEDENTES

El programa Cuenca Poopó fue gestionado desde el 2008, y el 2010 se firmó el convenio, entonces se otorgaron 14 millones de euros que fueron invertidos en 186 proyectos entre obras, servicios y suministros. Concluyó el 2015.

La investigación cuestiona que no se haya priorizado a los 6 municipios y 80 comunidades más afectados por la contaminación ambiental.

Presidente planteó en París crear “Tribunal de justicia ambiental”

El presidente Evo Morales, que intervino en la cumbre One Planet para frenar el calentamiento global, planteó crear un “Tribunal de justicia ambiental”, que tenga la facultad de sancionar a los países que prosigan con políticas que sean destructivas para el planeta, además que los recursos económicos para frenar el calentamiento global sean administrados por los estados.

La cumbre denominada One Planet se celebró en Ile Seguin, una isla en el río Sena al suroeste de París, hasta donde fueron llevados los líderes mundiales en barco por el río Sena pasando la torre Eiffel.

MACRON

“Estamos perdiendo la batalla”, afirmó el mandatario francés, ante medio centenar de presidentes, conductores de organizaciones mundiales y líderes del mundo financiero-empresarial que participaron de la cumbre para frenar el calentamiento global, contra el boicot de la administración de Donald Trump a los acuerdos internacionales y por la lentitud en la respuesta del resto de países.

En el evento, el objetivo es encontrar el dinero necesario para acelerar el cambio de las energías contaminantes a las limpias y proteger a los más vulnerables de los efectos nocivos del calentamiento global. Y, en segundo lugar, enviar un mensaje simbólico al mundo: pese a la retirada de Estados Unidos del acuerdo del clima, el resto del mundo mantendrá sus esfuerzos.

MORALES

En ese marco, el mandatario boliviano planteó un decálogo basado en las conclusiones de la Conferencia Mundial de los Pueblos sobre el Cambio Climático y los Derechos de la Madre Tierra, realizada en Tiquipaya, entre 2010 y 2015.

Entre los puntos más importantes, Morales dijo que la humanidad debe reconocer y respetar los derechos de la Madre Tierra, principio sobre el que pidió asentar acciones concretas para frenar el calentamiento global.

Asimismo, demandó la creación de un Tribunal de Justicia Ambiental vinculante, además que las “naciones ricas”, deben honrar la deuda climática con los países en vías de desarrollo.

El mandatario pidió reconocer el derecho humano a los servicios básicos en vez de privilegiar el negocio privado.

Como quinto punto planteó que los recursos destinados a las guerras sean direccionados y usados para atender las graves consecuencias del cambio climático.

“En dos años sólo se ha asignado la décima parte de ese monto” y “vemos con mucha preocupación que se pretenda transferir estas responsabilidades al sector privado, ese es un gravísimo error histórico; la privatización de esta responsabilidad traerá consecuencias irreversibles”, advirtió.

El pedido de Morales es que los recursos estén a cargo de los estados y no transferir los mismos a manos privadas.

CONFLICTOS POR EL TIPNIS

Empero, en agosto de este año, el presidente Morales promulgó en Trinidad, Beni, la Ley 266 que anula la intangibilidad del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (Topnis), para que se construya una carretera que una los departamentos de Beni y Cochabamba, pese a la negativa de los indígenas que viven en la región, en defensa del planeta. Morales los tildó de “enemigos” a los que se opusieron a la nueva norma.

“Son enemigos los que no quieren esta norma, son enemigos del movimiento indígena, no quieren que se desarrollen”, dijo Morales en su discurso.

En noviembre de este año, un grupo de dirigentes indígenas del Tipnis denunció ante el Tribunal Internacional de los Derechos de la Naturaleza en Bonn, Alemania, la intención del Gobierno de construir esta carretera, por el corazón de esta reserva forestal. En el evento, denunciaron al presidente Evo Morales, que se identifica como indígena, pero les quiere despojar de sus tierras a los indígenas del Tipnis.

“Como el presidente Evo habla tanto de la Madre Tierra y también es indígena, a pesar de eso, como somos indígenas, y él también es indígena, no ha tenido compasión con nosotros, de destruir la naturaleza, la Madre Tierra, pasando por el corazón del Tipnis”, afirmó Marqueza Teco, presidenta de la Subcentral de Mujeres del lugar.

La intención de construir una carretera que atraviese el Tipnis es un tema que causó varios conflictos desde años atrás: en 2011 y 2012, cuando indígenas de la región y activistas realizaron dos marchas desde la Amazonia a La Paz, para defender el Tipnis. También se hizo una contramarcha para apoyar al Gobierno de Morales en ese proyecto.

martes, 12 de diciembre de 2017

Sector financiero concreta en cumbre de París sus compromisos para frenar cambio climático



Bancos, empresas e inversores anunciaron este martes sus compromisos frente al cambio climático, en especial para dar la espalda a las energías fósiles, durante una cumbre en París que busca movilizar fondos para encarar este desafío global.

Dos años después de la firma histórica del Acuerdo de París, la cita pretende dar un impulso a la aplicación de los objetivos adoptados entonces, pese a la retirada de Estados Unidos decidida por Donald Trump.

El presidente francés, Emmanuel Macron, advirtió que se "está perdiendo la batalla" frente al calentamiento y que es hora de entrar en una "fase de acción".

"No avanzamos lo suficientemente rápido y esa es la tragedia", afirmó Macron en un discurso ante representantes de 127 Estados, instituciones internacionales y empresarios.


Entre los compromisos anunciados, el Banco Mundial afirmó que dejará de financiar la exploración y extracción de petróleo y gas después de 2019, y que se acerca al objetivo de "que el 28% de sus préstamos para 2020 se destinen a la acción climática".

La aseguradora ABA y el banco holandés ING anunciaron por su parte una aceleración de su desvinculación de la industria del carbón.

Y un grupo de más de 200 grandes inversores presionaron a un centenar de las empresas más contaminantes del mundo (BP, Chevron, Airbus, Ford, ArcelorMittal...) para que se sumen a la lucha contra el cambio climático, incluyéndolas en una lista de vigilancia durante cinco años.

El sector energético es responsable de tres cuartas partes de las emisiones de gases de efecto invernadero en el planeta.

"Cambio radical"

Macron convocó la cumbre en respuesta a la decisión de Trump en junio de retirarse del Acuerdo de París, que pretende limitar el calentamiento global por debajo de +2ºC.

Las inversiones deberán ser masivas para alcanzar los compromisos de reducir las emisiones de gases de efecto invernadero. La Agencia Internacional de la Energía (AIE) estima que hará falta un promedio de 3,5 billones de dólares anuales de inversiones en el sector energético durante 30 años, es decir, el doble de la cifra actual, advirtió el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim.

"Es indispensable encontrar nuevas fuentes de financiamiento, sobre todo para los países en desarrollo", insistió el presidente de México, Enrique Peña Nieto, en una tribuna publicada en el diario francés Les Echos.

"No podemos posponer nuestras acciones porque seremos quizás la última generación de mujeres y hombres capaces de frenar el calentamiento del planeta", añadió.

Por ahora, las medidas anunciadas por los gobiernos, dirigidas por ejemplo a desarrollar las energías renovables, son insuficientes porque resultarían en un alza superior de la temperatura media a 3ºC respecto a la era preindustrial.

La ausencia de EEUU, "una desgracia"

Medio centenar de jefes de Estado y de gobierno asisten a la cumbre, entre ellos el español Mariano Rajoy, el boliviano Evo Morales, la británica Theresa May y varios presidentes africanos.

En cambio, grandes países emisores de gases de efecto invernadero están representados a un nivel inferior, ministerial por ejemplo, en el caso de China e India.

Trump no fue invitado a la cita y Estados Unidos está representado por un miembro de su embajada ante Francia.

"Es muy decepcionante, es peor que decepcionante, es una desgracia cuando se tienen en cuenta los hechos, la ciencia, el sentido común, todo el trabajo que se hizo", dijo a la AFP el exsecretario de Estado norteamericano John Kerry, muy implicado en las negociaciones de 2015 en París.

Uno de los asuntos más espinosos sobre la mesa es la promesa de los países ricos de elevar a 100.000 millones de dólares anuales de aquí a 2020, la financiación destinada a los países en desarrollo para poder adaptarse a los impactos del calentamiento.

"Emplazo a los líderes (en París) a acordar un programa como muy tarde para el año que viene (...) sobre cómo movilizar (ese monto prometido) para apoyar a los países vulnerables", dijo el exsecretario general de la ONU, Ban Ki-moon. "Es algo enorme, pero se puede hacer si hay voluntad política", apuntó.

(12/12/2017)

Por qué los bosques son importantes a la hora de abordar el cambio climático

Los bosques cubren casi un tercio (31 %) de la superficie de la tierra, esto es un poco más de 4000 millones de hectáreas. Esta cifra equivale a la superficie combinada de Brasil, Canadá, China y Estados Unidos.

Pero los bosques no solo abarcan una enorme parte del planeta, sino también cumplen un papel fundamental en la regulación del clima y son críticos para abordar los impactos del cambio climático.

Se pronostica que los países en desarrollo serán los más afectados por las variaciones en los patrones climáticos. Las temperaturas más altas, los cambios en las precipitaciones, el aumento del nivel del mar y una mayor frecuencia de desastres relacionados con fenómenos meteorológicos (como huracanes, inundaciones e incendios forestales) están creando enormes desafíos para la agricultura, la producción de alimentos y el abastecimiento de agua.

Los debates internacionales y nacionales acerca de los bosques y el cambio climático se han centrado en gran medida en el valor de la reducción de las emisiones debidas a la deforestación y la degradación forestal (REDD+) y la conservación de las existencias de carbono. Básicamente, las estrategias de REDD+ apuntan a modificar las estructuras de incentivos en favor de la protección de los bosques.

Un aspecto menos obvio, pero igualmente importante, es la función que desempeñan los bosques en el aumento de la resiliencia del paisaje frente al cambio climático. Los bosques y árboles proporcionan servicios ambientales, que abarcan desde el aumento de la cantidad y la calidad del agua a la reducción de la erosión del suelo y la creación de microclimas que mantienen (o en algunos casos mejoran) la productividad.

La gestión sostenible de los bosques también puede fortalecer la resiliencia social al proporcionar diversas fuentes de ingreso y suministro de productos y al fortalecer la capacidad de las instituciones nacionales y locales.

El Banco Mundial apoya los esfuerzos de los países destinados a aprovechar el potencial de los bosques para reducir la pobreza, integrarlos mejor en sus economías, y proteger y fortalecer la función ambiental que estos cumplen a nivel local y mundial.

En China, por ejemplo, a través del Proyecto de Reforestación Ecológica de Shandong (i) se plantaron árboles en 66 915 hectáreas de laderas montañosas áridas y salinas costeras, con lo que se aumentó la cubierta forestal, se redujo la erosión del suelo y se mejoró el medio ambiente y la biodiversidad. Gracias a los resultados positivos iniciales, el Gobierno ahora está ampliando los esfuerzos y ha plantado árboles y arbustos en 84 000 hectáreas adicionales, más allá de la zona original del proyecto.

En los seis años de duración del proyecto, ambas zonas secuestrarán en conjunto alrededor de 22 millones de toneladas métricas de CO2.

En México, una iniciativa (i) –que forma parte de un ambicioso programa sobre los bosques y el cambio climático— (i) contribuye a mejorar los medios de subsistencia de aproximadamente 4000 comunidades mediante la gestión sostenible de bienes y servicios forestales. Proyectos de pequeña escala, que han sido propuestos, preparados e implementados por comunidades y ejidos(terrenos comunales) tendrán acceso a asistencia financiera proveniente de un proyecto por un monto de USD 42 millones, financiado tanto por una donación como por un préstamo. Luis Zárate es miembro del personal administrativo de un aserradero industrial en el ejido de San Pedro el Alto, y esta iniciativa le ha reportado beneficios en sus medios de subsistencia y en términos de sostenibilidad a largo plazo. “Sabemos que cuidando a los bosques tendremos trabajo, y tendremos una fuente laboral por mucho más tiempo. Por eso es tan importante que los bosques sean gestionados de la manera más adecuada, y así no se agotarán”.

En Mozambique, donde la tasa anual de deforestación es de alrededor del 0,8 %, se pierden 295 000 hectáreas de bosques cada año. Con un nuevo proyecto por un monto de USD 47 millones se invierte en los medios de subsistencia de miles de pequeños y medianos propietarios de tierras, se aumenta la sostenibilidad de las actividades que pueden tener un impacto en los bosques –como la producción de madera y carbón y los cultivos— y, al mismo tiempo, se reduce la deforestación y las emisiones de gases de efecto invernadero.

La cartera de gestión integrada del paisaje y los bosques de Mozambique también apoya los esfuerzos REDD+ y la participación correspondiente de las comunidades locales y las organizaciones de la sociedad civil, así como la conservación de la biodiversidad y el desarrollo agrícola.

Estas iniciativas impulsadas por el país ayudan a avanzar en la dirección correcta para mantener el aumento de la temperatura mundial en el rango de los 2 grados centígrados y conservar los bosques, pero se necesitan más intervenciones. El compromiso y las medidas del sector privado en torno a la eliminación de la deforestación de las cadenas de suministro de productos básicos serán también cruciales para proteger los recursos forestales y reducir los riesgos para las empresas que dependen del abastecimiento de productos básicos.

Sin duda los bosques son esenciales para el futuro que todos queremos: para las personas, para las economías y para la salud de un planeta bajo presión debido al cambio climático y el agotamiento de los recursos naturales. Si bien aún existen desafíos en cuanto a cómo se lograrán las metas climáticas y de desarrollo en las próximas décadas, estos países muestran que los bosques serán una parte fundamental de la solución.

Río Guadalquivir sufre serios problemas de contaminación

El río Guadalquivir, que se ha constituido en un emblema de la historia chapaca, enfrenta serios problemas debido al alto nivel de contaminación, el que se mantiene desde hace aproximadamente una década, en sus afluente se observan gran cantidad de residuos.

El investigador Iván Medina, mediante su estudio publicado por El País, evidenció que hasta el 2016 se vertían 360.000 metros cúbicos de aguas residuales por día, tanto semitratadas como crudas. El 50 por ciento de la carga contaminante es de los barrios y el restante porcentaje de las lagunas de oxidación.

Según el experto, el principal contaminante son las heces fecales, que desencadenan enfermedades de orden hídrico. No se detectó contaminación de metales pesados ni plaguicidas, tampoco niveles de radioactividad”.

Para el genetista Álvaro Peñaloza, esta situación es de preocupación, pues como profesional manifestó que existen “grandes” posibilidades que la contaminación del agua incida en las malformaciones de los bebés.

Explicó que un 90 por ciento son malformaciones congénitas, adquiridas durante el embarazo, y el restante 10 por ciento son malformaciones genéticas como tal. Por eso la preocupación del porcentaje mencionado primero.

“Hay bebés que no tienen manos, piernas, brazos, presentan labio y paladar hendido. Muchos casos nos llevan a pensar en la parte de alimentación, como productos contaminados”, comentó Peñaloza.

Asimismo, dijo que esta situación no solamente tiene afecto en los humanos, sino también en los animales, “me llegaron fotografías sobre ello. Lo ideal es hacer estudios, buscar un grupo de especialistas que nos ayuden a ver estos aspectos”, acotó.

Para el vicepresidente de la Sociedad Boliviana de Salud Pública, Walter Santa Cruz, como médicos vieron resultados inmediatos del agua contaminada. Pero es necesario analizar los efectos a largo plazo.

Los resultados visualizados a la fecha, son las diarreas, que es la patología más común todos los años, en temporadas son más agudas. También está la salmonelosis, el brote de hepatitis A, los malos olores también generan asma, la cisticercosis y parasitosis, enteroparasitosis, esta última común en los niños, que luego genera desnutrición infantil.

“En realidad en Tarija cuando se toca el tema de contaminación se habla de estudios, pero decenas de años que no se los hizo. Ninguna institución se hace cargo de eso. Pero viendo y oliendo ya es algo objetivo y no subjetivo. Se necesita acciones rápidas”, puntualizó.

Por otro lado, el investigador, Iván Medina, dijo que en el año 1994 la contaminación del río Guadalquivir era solamente de dos kilómetros, específicamente a la altura del Complejo Deportivo García Agreda, por ahí desembocaban aguas residuales de los barrios de la ciudad de Tarija. Pero, con el crecimiento poblacional, aumentó. Actualmente, el agua de ese afluente es de clase D, de uso limitado, solo para industria, pero no de contacto.

CRECIMIENTO URBANO

Para la Liga de Defensa del Medio Ambiente (Lidema), según una publicación de “La Voz de Tarija”, la contaminación en el río Guadalquivir, “se debe atribuir al crecimiento urbano de varios centros poblados, que contaminan a través de grasas, aceites del lavado de vehículos, aguas residuales, industriales crudas y tratadas, residuos sólidos y contaminación por agro tóxicos vinculados con la actividad agropecuaria”.

El crecimiento de la mancha urbana de Tarija no respetó ni lo sigue haciendo al río Guadalquivir, y esto en complicidad con la “viveza criolla” de avasallar los espacios públicos y la propiedad privada, que son actores fundamentales en una cultura de depredación natural, lograron el actual desequilibrio de del río Guadalquivir.

Esta problemática ambiental en el Guadalquivir incluye la destrucción de hábitats, pérdida de biodiversidad y el deterioro de los recursos bióticos, problemas que deben ser tomados en cuenta no solo por autoridades sino por toda la población.

lunes, 11 de diciembre de 2017

Cerca del punto de quiebre en Amazonia Advierten que deforestación acelera la escasez de agua

La deforestación acelera la escasez de agua y afecta a las zonas productivas. La ampliación de la frontera agrícola, en el caso del país, provoca la desaparición de bosques y la mala gestión del mismo empuja a la gente a migrar del campo a la ciudad, dejando pueblos con escasos habitantes, que en su mayoría son niños y adultos mayores.

La alarma fue expuestas en el coloquio y presentación de la revista bienal de la Cooperación Suiza en Bolivia: Elemento de vida: El Agua en el desarrollo, la cultura y la sociedad”, realizado la semana pasada.

Además, expertos en el tema, de Colombia, Estados Unidos y Brasil señalan que el punto de quiebre de la Amazonia está en 40%, es decir sí la deforestación llega a este porcentaje, Bolivia ya no podrá recibir agua de esta zona, la mayoría de los países, y por lo tanto el recurso se hará cada vez más escaso.

CAMBIO CLIMÁTICO, ¿QUIÉNES SON LOS RESPONSABLES?

Al inicio del coloquio, el embajador de Suiza en Bolivia, Roger Denzer, preguntaba en su discurso de que si es cierto que los caprichos de la naturaleza son imprevisibles, y decía si sería cierta esta afirmación o somos todos responsables de los grandes cambios climáticos.

Es por ello que el diplomático señalaba que no se puede hablar de desarrollo sostenible sin referirnos al agua, que es necesaria en la producción agrícola, en la producción minera y en la producción antroponómica (leyes de la naturaleza).

“En las áreas rurales, el agua tiene un significado estrechamente vinculado a la vida cotidiana e incluso dramatismo de su escasez no la hace menos importante en el nivel simbólico”, señalaba el diplomático.

“La preocupación está latente, los majestuosos nevados de la Cordillera Real que parecían eternos ya no lo son; la cobertura de hielo ha disminuido en tres décadas de manera visible y no se renueva porque el régimen de lluvias ha cambiado y, sobre todo, porque el agua no viene del cielo, como muchos todavía creen, sino de la tierra, y en particular de los bosques”, señalaba el Embajador de Suiza.

AMAZONIA

Según el discurso del diplomático suizo, el 80% del agua, que llega a Sudamérica, proviene de la cuenca amazónica, de los grandes bosques compartidos entre Brasil, Perú, Ecuador, Colombia y otros países del vecindario amazónico.

El resto del 20% del agua lo traen los vientos del sur, cuyo remoto origen son los glaciares de la Antártida, que también enfrenta problemas, por el calentamiento global.

"América del Sur es el reservorio de agua de un planeta cada vez más erosionado por la expansión agrícola. El desequilibrio global de agua dulce depende en buena medida de esta región y de lo que se haga con esos bosques", reflexiona Denzer.

MIGRACIÓN Y MALA GESTIÓN DEL AGUA

Mientras tanto, María Quispe, directora de la Asociación Promoción de la Sustentabilidad y Conocimientos Compartidos (Prosuco), expuso el tema: “El agua en el desarrollo (comunidad), en la que alerta de que las regiones que no tienen acceso sufren migración de sus habitantes”.

Además, señaló que las comunidades del mundo necesitan opciones tecnológicas adecuadas a su contexto para gestionar agua, de lo contrario la situación se hace difícil para los habitantes, que tienen que migrar a las ciudades.

Lamentan en indicar que si una comunidad apuesta a las lluvias, va perdiendo el capital humano y social, ya que la gente migra a las ciudades ante la escasez de agua para sus cultivos.

Entretanto, Humberto Gandarillas, coordinador de la Agencia de Cooperación de Alemania (GIZ), puntualizó en indicar que si una región no tiene acceso al agua, merma la calidad de vida de las personas, y esto provoca que pierda capital humano.

Además, indicó que los programas de riego del Gobierno no colmaron las expectativas, y muchas obras ejecutadas quedaron abandonadas, debido al olvido del mantenimiento, y el poco interés de sus habitantes.

Lamentó que el Gobierno haya ingresado con ese programa en un marco paternalistas, sin dar responsabilidad a los comunarios; antes los habitantes del lugar aportaban con contraparte de 20% para la ejecución de sistemas de riego, pero el Gobierno eliminó esta opción.

En definitiva se ingresó en una crisis del sistema de riego, y esto ha provocado que los espacios de cultivos disminuyan, en especial en la región del altiplano, dejando atrás pueblos con pocos habitantes.

Las comunidades tenían la tarea de resolver la escasez de agua, ahora tienen al Estado, que se ocupa de implementar obras para mejorar el acceso al líquido elemento, pero en el proceso la intención va perdiendo fuerza debido a la mala gestión que se realiza en el mantenimiento de los sistemas de riego.

Señala que si bien el Estado hace énfasis en la oferta, pero no trabaja de la misma manera en la eficiencia y, por lo tanto, hay una mala gestión en la distribución.

LÍQUIDO VITAL

Por su parte, Eduardo Forno, director de Conservación Internacional, señaló que el 2,5% del agua que existe en el planeta, es dulce; hay un 6,6% que está en la superficie; un 77% en otros lados; y 21% es agua subterránea.

Informó que hay una desigualdad en la concentración de agua en el territorio nacional, mientras que el Chapare, en Cochabamba, sus precipitaciones llegan a 5.000 mililitros de agua al año, en Sud Lípez apenas alcanza a 50 mililitros al año.

Pero recuerda que el cambio climático provoca una baja precipitación en todo el país, pero hay más concentración en la amazonia.

BOSQUES

Asimismo, señala que los bosques retienen agua y la devuelven en momentos que falta el líquido, y esto pasa por lo general en invierno, a través de los bofedales, pastizales; una infraestructura ecológica y natural.

Informó que en Bolivia la deforestación llega a 350.000 hectáreas, mientras la naturaleza sólo recupera 70.000 hectáreas al año, y es por ello que recomienda gestionarla adecuadamente para que no falte el agua.

Finalmente, señala que en unas décadas más adelante, algunas zonas sufrirán de agua, mientras otras tendrán en abundancia, y en otras toda la incertidumbre reina.

PRINCIPALES DATOS DEL AGUA EN EL PLANETA

En 2050, el consumo del líquido elemento aumentará un 44% para satisfacer las demandas industriales y de la población.

La Tierra contiene unos 525 millones de kilómetros cúbicos de agua. La cantidad de agua que contiene nuestro planeta no ha disminuido ni aumentado en los últimos dos mil millones de años.

El 97% del agua se encuentra en los océanos y el 2% permanece congelada.

El 80% del agua que se encuentra en los continentes está en la superficie. El 20% restante se encuentra bajo tierra o en forma de vapor de agua atmosférico.

Sólo el 2.5% del agua que existe en la Tierra es agua dulce. De esa cantidad, el 0.5% se encuentra en depósitos subterráneos y el 0.01% en ríos y lagos.

El 90% de los recursos disponibles de agua dulce del planeta están en la Antártida.

Sólo el 0.007% del agua existente en la Tierra es potable y esa cantidad se reduce año tras año debido a la contaminación.

Más de 1100 millones de personas en el mundo carecen de acceso directo a fuentes de agua potable.

Millones de mujeres y niños deben caminar más de 10 kilómetros diarios para conseguir agua potable.

Unos 1.400 niños menores de cinco años mueren en el mundo a diario víctimas de enfermedades diarreicas relacionadas con la falta de acceso a agua potable, saneamiento adecuado e higiene.

Más de 768 millones de personas no tienen acceso al agua potable, indicó el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef). En su mayoría, estas personas viven en la pobreza, en zonas rurales apartadas o en barrios urbanos marginales.

En 2025 cerca de 2000 millones de personas vivirán en países o en regiones donde la escasez de agua será absoluta y los recursos hídricos por persona estarán por debajo de los 500 metros cúbicos anuales recomendados, cantidad de agua que necesita una persona para llevar una vida sana e higiénica. La falta de agua potable causa la muerte de 4500 niños por día, en su mayoría pertenecientes a los países en desarrollo.

El 90% del agua usada en países en vía de desarrollo vuelve a los ríos sin ningún tipo de tratamiento.

Cada día, el Sol evapora más de un billón de toneladas de agua, que permanece en la atmósfera hasta que vuelve a la superficie en forma de precipitaciones.

FUENTE FUNDACION AQUAE.